Skip navigation

Tras conocer varios Programas de intervención de la Dislexia, puedo observar que tanto actividades como objetivos son similares y se basan en las mismas características. Pero me pareció interesante el Programa de Intervención de CEPE, cuyas autoras dividen en varias etapas, según la edad y nivel del niño. Así e decidido basar mi Programa de Intervención en su libro.

 

Nivel de Iniciación: No se trata de un nivel de recuperación de la Dislexia, puesto que ésta aún no ha podido manifestarse como tal, sino sólo como rasgos que nos hacen sospechar su aparición en una etapa escolar posterior. Por lo tanto, lo que pretende este nivel es prevenir los trastornos disléxicos.

 

Las actividades se centran en las dificultades que puede encontrar el niño en esta etapa:

*    Ejercicios de lenguaje oral: ampliación de vocabulario especialmente en conexión con el conocimiento del esquema corporal, orientación espacio-temporal, etc.

*    Ejercicios perceptivos-motrices: discriminación de objetos por sus cualidades de color, forma, tamaño, etc.; conocimiento del propio cuerpo con actividades psicomotrices, orientación espacio-temporal, manipulación de puzzles, etc.

 

Además es conveniente reforzar las funciones mentales de atención, asociación, memoria, razonamiento.

Como inicación al aprendizaje de la lecto-escritura se ofrecen también ejercicios de pre-escritura y pre-lectura, consistentes en identificación y grafía de las vocales y los primeros dígitos. Para facilitar el trabajo y hacerlo más ameno, veo positivo intercalar los ejercicios de un tipo con los de otro, en un orden de dificultad progresivo.

En esta etapa es imprescindible que el niño trabaje de una forma dinámica que le permita moverse, actuar y manipular.

No se debe dejar que el niño trabaje solo, sino que hay que ayudarle y dirigirle en sus actividades y se debe procurar que no haga un trabajo excesivo de papel y lápiz, ya que su utilización es más propia de etapas posteriores de aprendizaje.

Estas actividades deben hacerse siempre en un clima de motivación positiva, incluso, si es posible, lúdico.

 

Nivel Elemental: Sigue siendo un nivel de iniciación, pero con una mayor complejidad de ejercicios que supone un avance hacia la maduración lectora. Así pues, las actividades en este nivel siguen girando en torno a:

*    E lenguaje oral, con ejercicios de ampliación de vocabulario, junto con estructuración de frases, utilización de verbos y adjetivos, descripción de acciones, etc.

*    El desarrollo perceptivo-motriz mediante ejercicios de discriminación, esquema corporal y orientación espacio-temporal de forma verbal, psicomotriz, manipulativa y gráfica.

*    La actividad mental, realizando ejercicios de atención, sensación, memoria y razonamiento.

*    La iniciación a la lecto-escritura, continuando  los ejercicios de grafía, pre-escritura y pre-lectura del nivel anterior, a los que se añaden al final actividades propiamente lectoras. El niño ya trabaja con todos los dígitos y con las consonantes más difíciles, desde el punto de vista de la dislexia, y termina con el reconociemiento y escritura de sílabas directas, procurando su proyección en palabras sencillas. Se debe intentar mediante rompecabezas, dibujos, puzzles, etc.

Como en el nivel anterior, veo fundamental varios requisitos:

- Intercalar los ejercicios de un tipo con los de otro, en un orden de dificultad progresivo.

- Que el niño trabaje de una forma dinámica que le permita moverse, actuar y manipular.

- No se debe dejar que el niño trabaje solo, sino que hay que ayudarle y dirigirle en sus actividades y se debe procurar que no haga un trabajo excesivo de papel y lápiz, ya que su utilización es más propia de etapas posteriores de aprendizaje.

- Estas actividades deben hacerse siempre en un clima de motivación positiva, incluso, si es posible, lúdico.

 

Nivel escolar: En la etapa escolar los objetivos y dificultades dependen de las exigencias escolares y de su propio trastorno, pero en general podemos hablar de actividades relacionadas con:

*    Ejercicios de actividad mental:

o       Seriaciones: no manipulativas sino gráficas y numéricas de complejidad creciente tanto ascendiente como descendiente y combinadas.

o       Atención y memoria: comprende ejercicios de completamiento de escenas, detección de diferencias, tachado, así como de atención y memoria auditiva.

o       Discriminación: incluye ejercicios de fondo-forma, de semejanzas,  y diferencias, ampliando la intervención verbal hasta que ésta sea la que predomine.

*    Ejercicios psicomotrices:

o       Las nociones senso-perceptivas básicas se dan por aprendidas, aunque se siguen trabajando mediante ejercicios de color, tamaño, etc.

o       En cuanto al conocimiento del esquema corporal conviene, en un principio, comprobar hasta qué punto ha automatizado las adquisiciones de los niveles anteriores para, en caso de que no las domine, empezar por las más elementales. Si ya están totalmente superadas se continuará con el aprendizaje de: nociones espaciales en el cuerpo de otra persona, situaciones de los objetos con respecto a otra persona, localización de los objetos y sentido en la dirección de los mismos. Dada la importancia del movimiento como refuerzo de la percepción, es conveniente realizar ejercicios motrices sobre: cálculo de distancias, equilibrio estático y dinámico y relajación.

o       Respecto a la orientación espacial, una vez asimiladas las nociones de arriba-abajo, izquierda-derecha, etc..,de un modo estático, los ejercicios deben orientarse a facilitar al niño su comprensión de posiciones relativas, añadiendo además una proyección dinámica y direccional.

o       Para mejorar la orientación temporal, se realizan ejercicios de interpretación de relojes y cálculo de la duración del tiempo. Junyo a las actividades con relojes se añaden otras de lenguaje fundamentales en la utilización correcta de los tiempos verbales.

*    Ejercicios de lenguaje: Se dirigen a su perfeccionamiento: aumento del vocabulario, empleo correcto de términos, mayor fluidez verbal y elaboración de frases de modo ordenado. Esto de debe hacer de forma oral y escrita, atendieno tanto a la expresión como a la comprensión.

*    Ejercicios de lectura y escritura: se cuenta en este nivel con un conocimiento de las silabas directas, por lo que ahora se debe reforzar el estudio de las inversas y compuestas, que resultan más difíciles y se prestan a realizar las inversiones características de la dislexia.

La lectura no debe limitarse al reconocimiento de sílabas, debe comprenderse, buscando palabras en las que intervengan estas sílabas dentro de una frase o párrafo.

Los ejercicios de escritura son paralelos a los de lenguaje y lectura. Se trabajará de forma escrita sobre el completamiento de frases, ordenación de letras y palabras, etc.

Se van introduciendo más ejercicios de lápiz y papel, pero hay que evitar que sean una mera continuación de las tareas escolares y procurar un ambiente agradable, estimulante que atraiga al niño a realizar estos ejercicios.

 

Nivel de Afianzamiento: Hacia los 10 años generalmente el niño ha superado la mayor parte de los trastornos básicos, pero le suelen quedar ciertas secuelas que impiden su pleno rendimiento. Por lo tanto, estimo conveniente establecer otro nivel que sirva, tanto para afianzar las nociones adquiridas como aminorar las dificultades que se le presentan todavía.

Los ejercicios básicos a realizar en este nivel se agrupan en torno a las siguientes actividades:

*    Ejercicios de actividad mental:

o       seriaciones: se continúan las iniciadas en el nivel escolar con números, ya sin apoyos gráficos, y se introducen otras con letras, que implican un mayor grado de abstracción.

o       atención y memoria: auditivas y visuales.

o       discriminación: continúan los ejercicios de fondo-forma y de semejanzas y diferencias, así como los de búsqueda de relaciones.

*    Ejercicios perceptivo-motrices: encaminados a consolidar los conocimientos ya adquiridos y afianzar el concepto de las posiciones y el movimiento, así como aumentar el dominio personal de sus movimientos hasta alcanzar una mayor finura y precisión. Para la consecución de estos objetivos se realizan ejercicios de esquema corporal y movimiento.

*    Ejercicios de orientación espacio-temporal: mediante ellos se trata de automatizar las nociones ya trabajas en el nivel anterior, reforzándolas y ampliándolas. Las actividades son similares, con un orden creciente de dificultad, y consta de ejercicios gráficos, de orientación en un plano y de desarrollo de figuras, en lo que se refiere a la orientación espacial. Los temporales continúan con el manejo del reloj, con ordenación de historietas, basadas más en la comprensión verbal que en la plástica, cálculo de duración de periodos de manejo y tiempo.

*    Ejercicios de lenguaje y escritura: teniendo en cuenta que el nivel adquirido ya permite al niño expresarse por escrito y comprender lo que lee, es conveniente que los ejercicios de lenguaje tengan una proyección escrita, además de oral.

El niño en este nivel está en posesión de un número amplio de vocablos y tienen el conocimiento básico de la estructura del lenguaje, pero su factor de expresión verbal le condiciona al rendimiento en esta área y en las afines. Por lo cual se deben realizar ejercicios que tiendan a favorecer la fluidez y agilidad en el empleo de términos verbales, y la correcta utilización de la sintaxis.

Así los ejercicios más destacados son de: definiciones de términos abstractos, manejo del diccionario, completamiento, ordenación y elaboración de frases, conversación dirigida, puntuación y ejercicios de redacciones. Es muy importante conseguir que la lectura sea completamente comprensiva, y que la ortografía sea correcta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: